miércoles, 6 de marzo de 2019

Se viene el Festival en homenaje a Enrique Santos Discépolo en Bahía Blanca

El Festival Nacional de Tango Itinerante DISCEPOLIN, dirigido por el escritor y productor cultural José Valle, que se desarrolla en distintas ciudades de nuestro país teniendo como misión difundir el tango en todas sus expresiones, la vida y la obra del gran ENRIQUE SANTOS DISCEPOLO, se realizará en la ciudad de Bahía Blanca del 14 al 16 del mes de marzo.
Los distintos eventos contemplan conferencias, debates, proyección de documentales y películas, presentación de libros, milongas, shows, espectáculos educativos de entretenimiento para chicos y reconocimientos a personalidades de la cultura nacional y popular.
El primer festival se desarrolló del 8 al 10 de enero de 2016 en la ciudad bonaerense de Villa Gesell. La programación de cada edición se nutre de artistas invitados y locales para realzar la esencia y los valores culturales de la ciudad anfitriona. En todos los casos se realizan actividades varias para incluir públicos diferentes.
Se programaron los siguientes eventos:
Jueves 14 a las 16hs en el Centro Cultural de la Cooperativa Obrera (Zelarrayán 560) con la proyección de la película “El Hincha” de Manuel Romero, con guion del propio Romero, Julio Porter y el conocido autor de tangos Enrique Santos Discépolo, quien es también el protagonista. La misma fue estrenada el 13 de abril de 1951, en el cine Ocean de Buenos Aires y fue el último trabajo cinematográfico del actor, autor y compositor de tangos.
El 15 de marzo a las 19.30 hs en el Café Miravalles (Av. Cerri 777) Norman Fernández y José Valle darán la charla "Discepolín, más vigente que nunca" con la participación musical de Juan Carlos Deambrosi. La entrada será libre y gratuita
Gaby
El sábado 16 de marzo, a las 21,30 hs en el Café Histórico de Bahía Blanca (Av Colón 602), se presentará el espectáculo “Mis horas sin fin”. En el mismo, Gaby “La voz sensual del tango” relatará la historia y anécdotas más jugosas de la vida del genio Enrique Santos Discépolo e interpretará sus populares obras.

miércoles, 27 de febrero de 2019

ELADIA BLÁZQUEZ

El 24 de febrero pasado hubiera cumplido 87 años esta máxima compositora de música popular argentina. En este artículo recordamos a la gran artista que supo, a través de sus canciones, ganarse el cariño popular.

Hija de madre andaluza y padre de Salamanca. Mas gracia no pudo darle el destino. Ya a los ocho años cantaba en Radio Argentina, cantaba canciones flamencas y criollas. Mas tarde entonó y compuso boleros "Novelera", "Humo y alcohol", temas folklóricos "Rio, rio", "Cuando el amor se va" y en 1960 se mete en el tango "Sin darme cuenta empecé a hablar de Buenos Aires"..."Entonces comprendí que el tango podía hacer un poco más de falta que otros géneros"
En el otoño de 1971, Eladia Blázquez se presentó en Caño 14 acompañada de Atilio Stamponi y Néstor Marconi. Fue su carta credencial en el tango. Si alguien tenía alguna duda al respecto, esta ceremonia en una de las grandes capillas del tango se encargó de disiparla. Eladia Blázquez para ese entonces ya era reconocida por sus poemas, pero le faltaba este espaldarazo que la instaló definitivamente como una de las grandes revelaciones del tango. Después, Rubén Juárez, Horacio Molina y Susana Rinaldi se encargaron de consagrarla para siempre.
Aprendió rápido a tocar el piano y la guitarra. A los once años escribió su primer bolero “Amor imposible”. El género del bolero siempre le va a gustar. Temas como “Novelera” y “Tu mentira” fueron grabados en su momento por Roberto Yanés. En 1957 registra su primera canción melódica: “Humo y alcohol”.
Las canciones criollas fueron otro de sus gustos. Disfrutaba con las zambas, las chacareras y las cuecas. En algún momento el Grupo Vocal Argentino, dirigido por el Chango Farías Gómez grabó su tema “Ya me voy ya me estoy yendo” Para esos años su condición de poeta ya estaba definida. Algunos de sus escritos así lo demuestran. “Cómo vivir sin verte, si lejos de tu sol no sé vivir”. O cuando dice: “Qué ausencia de pan y miel cuando te fuiste”. O el fragmento de esta canción: “El pan y la casa, los chicos que crecen jugando en las plazas, a pesar de todo, la vida ¡qué hermosa!, siempre y sobre todo de todas las cosas”.
A partir de 1968 el tango pasa a ser su instrumento expresivo dominante. Es un tango que pretende diferenciarse de los poemas de los años treinta y cuarenta, un tango que registra los cambios de la ciudad y sobre todo los cambios en el lenguaje, los nuevos giros expresivos, las renovadas modalidades del lunfardo. Con la precaución del caso, puede decirse que Eladia es a los poemas lo que Piazzolla a la música. Su apertura en ese sentido es significativa. Lo suyo está en sintonía con lo de María Elena Walsh y Chico Novarro. Son poemas para una nueva platea, para una nueva manera de percibir la ciudad. Incluso para nuevos escenarios.
Se equivocan los que la consideran una extraña para el tango y, en más de un caso, una infiltrada. César Tiempo y Julián Centeya la reivindicaron como propia. Cátulo Castillo fue mucho más directo: “Allí está Eladia Blázquez y un asombroso duende se ha asomado a sus ojos rotundos, ojos melancólicos. Ella es el tango mismo. A ver qué pasa”.
En 1970 el tango “Mi ciudad y mi gente” fue premiado en el IV Festival Buenos Aires de la Canción. En 1979, en la cúspide de la fama estrena “Viejo Tortoni”, un poema de Héctor Negro a la que ella musicaliza. Osvaldo Arana lo canta por primera vez. Después lo interpretarán Rubén Juárez y ella misma.
Pertenecen también a su autoría “Mi ciudad y mi gente”, “Honrar la vida”, “Si Buenos Aires no fuera así”, “María de nadie”, “Qué buena fe”. “Contame una historia”. Estos dos últimos, verdaderos éxitos en la voz de Juárez. Otros temas que merecen destacarse es “Si te viera Garay” y “Adiós Nonino”, una versión autorizada por el mismísimo Piazzolla.
Capítulo aparte y particular consideración, merece “Sin piel”. El primer verso ya es toda una declaración de principios: “Ya sé, llegó la hora de archivar el corazón”. Y los últimos versos de la primera estrofa no le hubieran desagradado a Discépolo: “Es hora de matar los sueños, es hora de inventar coraje, para iniciar un largo viaje por un gris paisaje sin amor”. Los versos de la última estrofa son magníficos: “Después de haber sentido hasta el dolor de los demás, de darme sin medir, de amar sin calcular, llegó la indiferencia metiéndose en mi piel, pacientemente cruel, matando mi verdad. Saber que no me importa nada, de alguna vibración pasada y caminar narcotizado por un mundo helado, sin amor”.
Acá el infierno claramente es la ausencia de amor. El dolor se confunde con el fracaso y su versión más demoledora, la indiferencia, la insensibilidad, la conciencia de saber que no le importa nada. No sentir es el infierno tan temido. “Y me entregué sin luchar”, dirá Discépolo. Al poema “Sin piel” lo escuché una vez cantado por ella misma y me pareció una interpretación excelente.
Eladia publicó dos libros: “Mi ciudad y mi gente” y “Buenos Aires cotidiana”. En 1988 fue declarada “Hija dilecta de Avellaneda” y en 1992 “Ciudadana ilustre de Buenos Aires”. Ambos reconocimientos los merecía con creces. Eladia Blázquez falleció en la ciudad de Buenos Aires el 31 de agosto de 2005.

miércoles, 20 de febrero de 2019

Con gran éxito finalizó el festival de Tango de Monte Hermoso

El mejor fin de semana del año vibró al ritmo del 2x4 en Monte Hermoso. El viernes 15 de febrero se dio el puntapié inicial a tres jornadas de fiesta para el tango en la ciudad balnearia que renovó su compromiso con la música nacional y ofreció tres veladas de excelencia artística a turistas y vecinos de la localidad que acompañaron cada propuesta desde el comienzo hasta el último aplauso.

La conducción de cada encuentro estuvo a cargo de la bella locutora Luciana Cardillo que en la apertura oficial de la 6ta edición del Festival Nacional de Tango de Monte Hermoso convocó a las autoridades del mismo: Marcos Fernández, Intendente, José Abraham, Secretario de la Tercera Edad, al Director del Festival, José Valle y a David Quintana, Presidente del Concejo Deliberante que recientemente declaró de “Interés cultural” este mega evento bajo Resolución Nº 482. Finalmente se convocó a Corrie Marcone, bailarina y profesora presente en todas las propuestas tangueras de Monte Hermoso junto con sus alumnos de Cnel. Dorrego y Monte Hermoso y al profesor y bailarín Daniel Cruz, director de la compañía “Tango Sólido” llegada desde Lomas de Zamora para engalanar esta fiesta del tango, a quienes se les entregó una copia de la resolución del HCD.
La música llegó inicialmente en la voz de Gianluca Pezzutti, adolescente de Mayor Buratovich que se ganó la admiración del público con piezas tradicionales del género y fresca comunicación con la gente que lo aplaudió con fervor pidiendo bis.
Los Purretes de Dorrego
Seguidamente, fue el turno de los “Purretes de ayer y de hoy”. Más de veinte parejas de bailarines dirigidos por Corrie Marcone y Enzo Somoza de entre seis y setenta años derrocharon energía y compromiso con el tango, con coreografías que incluyeron actuación y destreza adaptada a la edad y el nivel de cada grupo, con coloridos vestuarios y cuadros originales muy bien logrados.
El cierre de la primera jornada, ya convertida en un clásico de esta propuesta de tango frente al mar, fue una popular milonga musicalizada por el Trío de Juan Carlos Polizzi que alegró con sus rítmicos tangos clásicos -además de valses, milongas y pasodobles- una pista colmada de bailarines. Antes de la despedida, se entregaron presentes a las parejas destacadas de la noche; las elegidas, por su simpatía, entusiasmo o destreza, resultaron oriundas de Cultral Co, Bahía Blanca, Cnel. Dorrego y Monte Hermoso.
Desde esa noche de viernes hasta el domingo inclusive, en las inmediaciones del escenario, estuvo presente el Museo de Radios Antiguas “Carlos Gardel” con una reducida muestra de la valiosa e imponente colección disponible para su visita en Laprida 268 de la ciudad de Bahía Blanca. Su propietario, el Ing. Carlos Benítez, Presidente del Círculo Gardeliano Bahiense, estuvo a disposición del público que permanentemente se acercaba a saciar la curiosidad, despejar algunas dudas y admirar esas “postales de otros tiempos” en impecable estado y funcionamiento.
La apertura musical de la segunda velada fue protagonizada por Omar Olea, ganador del 4to Certamen Roberto Achával (2018), quien con un repertorio romántico y entrador deleitó a los presentes con su dulce voz de amplios matices.
Nora Roca
A continuación, comenzó el espectáculo de la compañía “Tango Sólido” dirigida por Eliana Mola y Daniel Cruz. Este cuerpo de baile de cinco hábiles parejas, creado desde un simple taller de danza en Lomas de Zamora, demostró que los tiempos de iniciación quedaron lejos ya y hoy se muestra como un consolidado grupo de bailarines profesionales de distinguidos atuendos, muy buenas caracterizaciones de época, coreografías de gran despliegue, con pasajes de folklore norteño y malambo, conjugadas con algunos gags cómicos y cuadros que transmitieron diferentes emociones y sentimientos a través de la danza. “Tango Sólido” contó con la participación del vocalista Jorge Márquez, ganador del Festival Cosquín 2014 y solista de tango revelación del mismo festival. Resultaron ovacionados por el público presente.
La noche de cierre, esperada con gran expectativa por un público que veía duplicada la apuesta noche a noche, asistiendo a espectáculos de elevado profesionalismo, no defraudó en lo absoluto. La apertura mostró a los cinco artistas intervinientes en escena, hermanados en un clásico de clásicos: “El choclo” de Marambio Catán, Discépolo y Villoldo.
Gaby

Alternando dúos, danza, instrumentales e interpretaciones solistas, Nora Roca y Gaby sorprendieron a una platea que, a pesar de conocerlas, las vio potenciadas sobre las tablas compartidas, mostrando la mejor faceta de cada una con sus matices y encarnación del tango. Acompañadas por el enérgico piano del Víctor Volpe -que se lució como una tercera voz- y las figuras de los elegantes bailarines Karla Guidi y Franco Centani, Nora y Gaby dieron cátedra de escenario cantando juntas algunas piezas populares y seleccionando para sus intervenciones individuales canciones que identifican sus diferentes repertorios. No faltaron clásicos de Manzi, Troilo, Cobián y Cadícamo, ni composiciones de Eladia Blázquez, Astor Piazzolla y Atahualpa Yupanqui, dichas con la garganta y el corazón, con la voz y las entrañas, porque así debe ser.
Monte Hermoso cerró de esta manera una nueva entrega de tango entre las estrellas y el mar, que será difícil de superar pero que, sin duda, mantendrá con esfuerzo el nivel de excelencia demostrado en esta sexta edición.


Rosanna Falasca, la princesa del tango

Había nacido en Humboldt, Santa Fe, el 27 de abril de 1953 y fue la tercera de seis hermanos. Su padre Ado Falasca, sastre y cantante melódico en un dúo, introdujo en la casa la música y cuando la pequeña Chany, como apodaban a Rosanna, tenía 10 años se dio cuenta que tenía una bella voz grave con impostación natural para cantar, muy poco común para la edad.

Fue así que la hizo participar de su recorrida musical que incluía giras por los pueblos vecinos, presentaciones en radios y programas de tevé, y más tarde pasaron los límites de la provincia y llegaron a Entre Ríos y Córdoba. En cada escenario la talentosa jovencita se ganaba el cariño y admiración de la audiencia. Fue en una de esas presentaciones que realizó junto al grupo Adito y Chany en Rafaela (Santa Fe) cuando un productor que la escuchó le propuso a su padre que la llevara a probar suerte a Buenos Aires.
A principios de marzo de 1969 Chany y su padre llegaron a la Capital donde la joven de 16 años comenzaría a cantar en un café concert de San Telmo y meses después participó de un concurso televisivo que buscaba nuevos talentos tangueros, con especial atención en los jóvenes.
Si bien, Rosanna tenía repertorio melódico, que hasta incluía canzonettas italianas, se presentó en agosto de 1969 en el concurso del exitoso programa de Canal 9, "Grandes valores del tango" en esos años conducido por Juan Carlos Thorry.
Rosanna conocía solamente dos tangos y decidió concursar cantando el que más sabía, Madreselva, que luego se convertiría en uno de los primeros en grabar de manera profesional. Simplemente deslumbró.
Ganó la primera ronda y dejó perplejos a todos. El público y los productores del programa quedaron tan deslumbrados por la joven que decidieron sacarla del concurso y hacerla parte del staff de cantores con un contrato de 4 años. Su debut oficial como cantante de tango fue el 1 de septiembre de 1969.
A los 17 años, Rosanna grabó Todo es amor, su primer disco de estudio que incluía La canción de Buenos Aires, Uno y su tema preferido y que la consagró, Madreselva.
Cuando cumplió 18 años, la ya aclamada "princesa del tango" realizó una presentación en Uruguay que dio inicio a las giras internacionales que la llevaron a recorrer el continente, especialmente Centroamérica.
En la década del 70 la pantalla grande era un privilegio que llegaba a pocos cantantes y ella también le llegó. En 1971 debutó en cine en ¡Arriba juventud!, siguió con la película filmada en Mar del Plata Siempre fuimos compañeros (1973) junto al cantante pop del momento, Donald; y en 1976 cerró su etapa actoral con Te necesito tanto al lado de Elio Roca, Elizabeth Killian y Jorge Barreiro.
Antes, en 1971 dejó una extraordinaria versión de Balada para un loco, la maravillosa composición de Astor Piazzolla y Horacio Ferrer
Mientras no dejaba de deslumbrar en cada presentación, en 1982, grabó para la discográfica Polydor sus dos últimos discos larga duración acompañada por la orquesta de Orlando Trípodi.
El 7 de noviembre de 1982 le detectaron un cáncer y fue intervenida de inmediato. Los rumores sobre la salud de la consagrada joven estrella comenzaron a circular y ella se vio obligada a desmentirlo en una entrevista: "No tengo cáncer", aseguró.
A principios de 1983, Rosanna fue trasladada por su novio junto a su familia a una quinta en Don Torcuato para ayudarla a recuperarse, pero la agonía comenzaba. La maravillosa voz de Rosanna se apagaba lentamente y sus cautivantes ojos celestes miraron el cielo por última vez el 20 de febrero de 1983.
Al día siguiente fue despedida por una multitud que acompañó sus restos hasta el panteón de actores del cementerio porteño de la Chacarita donde permaneció hasta abril de 1995 cuando, por pedido de su familia, sus restos fueron trasladados a un mausoleo levantado para ella en el cementerio de Humboldt, provincia de Santa Fe, su pueblo natal. Actualmente una calle de su ciudad lleva su nombre.

lunes, 11 de febrero de 2019

MONTE HERMOSO: SOL, PLAYA Y MUCHO TANGO

Del 15 al 17 de Febrero se desarrollará el 6to. Festival Nacional de Tango de Monte Hermoso con el auspicio de la Municipalidad de Monte Hermoso, la coordinación de la Secretaría de Tercera Edad a cargo de José Abraham y la dirección del escritor y productor cultural José Valle.
N. Roca, V. Volpe y Gaby

A continuación detallamos su programación que se desarrollará en el escenario montado en Peatonal Dorrego y Costanera.
Viernes 15/02
20,30 hs: Apertura Oficial con palabras del Intendente Marcos Fernández,
21 hs: Agrupaciones de danza Monte Hermoso Baila y Dorrego Baila.
21.45 hs: Actuación del joven cantor Gianluca Pezzutti.
22.15 hs: Milonga a cargo del Trío de Juan Carlos Polizzi con premiación a las parejas destacadas de la pista.
Sábado 16/02
Los Purretes de Dorrego

20 hs: Exhibición del Museo de Radios Antiguas “Carlos Gardel” del coleccionista Carlos Benítez y muestra de numismática a cargo de Juan Cruz Rodríguez.
21 hs: Actuación de Omar Olea, ganador del 4to Certamen Roberto Achával.tango
21.30 hs: Show de “Tango Sólido” dirigido por Daniel Cruz y Eliana Mola.
Domingo 17/02
20,30 hs: Cierre de lujo con dos de las cancionistas más reconocidas del mundo del tango: Nora Roca y Gaby “La voz sensual del Tango”, el virtuoso pianista Víctor Volpe y la joven pareja de baile de Karla Guidi y Franco Centanni.

domingo, 10 de febrero de 2019

Murió Juanjo Domínguez

El virtuoso guitarrista Juanjo Domínguez, quien tuvo una extensa y destacada carrera, murió a los 67 años a raíz de una larga enfermedad que venía padeciendo en los últimos años.

Domínguez fue un eximio guitarrista que se destacó como acompañante de varios artistas de tango y folklore como Horacio Guarany, Rubén Juárez, Hugo Marcel, Alberto Morán y Alberto Echagüe.
La familia del artista fue la encargada de comunicar el deceso, a través de la cuenta oficial de Facebook, y en ese mensaje se indicó que los restos del músico serán velados hasta este lunes a las 10:00 en una casa de sepelios de la calle Amenedo al 700 de la localidad de Burzaco, en el sur del conurbano bonaerense donde residía.
El músico era oriundo de la ciudad bonaerense de Junín, aunque fue criado en el distrito de Lanús, y también estuvo con María Graña, Alberto Podestá, Virginia Luque y Roberto Goyeneche mientras que con Andrés Calamaro participó de "El cantante" .
Además Domínguez realizó una decena de álbumes en solitario donde tributó, entre otros, a Alfredo Zitarrosa, a Chabuca Granda y a The Beatles. Debutó a los 8 años en Canal 7 acompañando al poeta Jaime Dávalos, en la que fue primera aparición pública mientras que en 2005 recibió el premio Konex como uno de los mejores instrumentistas de la última década en la Argentina.
En 40 años de carrera también logró ser reconocido en el exterior como un genio de la guitarra y realizó giras como solista por Estados Unidos, Japón, Europa, Turquía, China, Costa Rica, Chile y Brasil.
Además en la edición del festival de Cosquín de 2018, Domínguez fue el músico principal del homenaje que se le realizó a Horacio Guarany, a quien acompañó con su guitarra durante tantos años.

miércoles, 16 de enero de 2019

Ángel D'Agostino

Ángel Domingo Emilio D'Agostino (n. Buenos Aires, 25 de mayo de 1900 - 16 de enero de 1991)
Tocó el piano desde niño, estudió en el conservatorio y desde muy joven comenzó a tocar en público con un trío, en el que participaba Juan D'Arienzo, por entonces tan joven y desconocido como él. En 1920, contratado por el Palais de Glace, formó su propia orquesta. Tocaban tango y jazz. También acompañaban películas mudas. En 1932 conoció a Ángel Vargas, con quien conformaría luego un dúo memorable. En 1934 formó una orquesta dedicada exclusivamente al tango, en la que participaron el bandoneonista Aníbal Troilo y el cantor Alberto Echagüe.
En 1940, es contratado junto al cantor Ángel Vargas por RCA Victor y se presentan en Radio El Mundo, la emisora más importante del país. D'Agostino y Vargas grabaron noventa y tres temas y, pese a la breve duración de la dupla, sus discos quedaron entre lo más excelso del tango argentino. Entre sus grabaciones se encuentran los tangos Tres esquinas, "Agua florida" y "Mano Blanca". También trabajaron en Ronda de ases, un exitoso programa que se transmitía dos veces por semana con la participación de cuatro orquestas, inicialmente desde la sede de Radio El Mundo y luego desde el Teatro Casino, en la calle Maipú, enfrente al cabaré Marabú. Durante el período en que fue emitido tuvo también los nombres de Esquinas de mi ciudad y Casino, sin cambiar su estructura y calidad.1​1​2​ D'Agostino continuó con otros cantores, aunque ninguno pudo superar la popularidad ni la cantidad de grabaciones que realizó Vargas. El primero fue Tino García, cantor que se mantuvo hasta el final de la trayectoria de la orquesta. Debutó con Alma de bohemio en 1947 y su última grabación fue Mi Viejo Buenos Aires en 1962. Permaneció como único cantor hasta la llegada de Rubén Cané en 1952. En tanto que García fue reemplazado brevemente por Ricardo Ruiz. Cané se fue a fines de 1954. García volvió a ser el único cantor hasta la incorporación de Roberto Alvar, quien grabó muy pocos temas. El último cantor que grabó con la orquesta fue Raúl Lavié en 1963.
Participó como intérprete en la película El canto cuenta su historia (1976).
Con la voz de Angel Vargas graba 93 temas, con Tino García 18, más un dúo con Miguel Cané, con quien graba 9 temas. También pasaron por su orquesta Raúl Lavié (2 temas), Roberto Alvar (3 temas) y con Ricardo Ruiz graba el tango "Cascabelito" que en muchos discos aparece erróneamente como cantado por Vargas.
El 16 de enero de 1991 fallece, solo, como siempre quiso, repleto de música, de amigos y del recuerdo de tantas mujeres. Una de ellas, seguramente la más famosa argentina del siglo XX, Eva Perón, le regaló un reloj despertador de diseño único, del que sólo había mandado fabricar tres piezas. Hoy ese reloj es parte de la colección del presidente del Consejo Académico de Coleccionistas Porteños de Tango, don Héctor Lucci.